Cesta

Ningún producto

0,00 € Transporte
0,00 € Total

Confirmar

Valoraciones de los clientes

9.8 / 10 de 46 opiniones

Producto 9.7 / 10

Envío 9.7 / 10

Atención al cliente 9.6 / 10

Categorías

Novedades

Todas los nuevos productos

Contacto

Contacto

Las diferentes partes de una copa de vino.

Publicado por enGeneral el mar 23, 2016 .0 Comentarios
Las diferentes partes de una copa de vino.

Las diferentes partes de una copa de vino.

Sábado, 02 de Agosto de 2014

Las formas y tamaños de las diferentes partes de una copa de vino están pensadas para realzar las cualidades del tipo de vino para el que han sido diseñadas.  

La copa es un elemento que marca la diferencia a la hora de la degustación. Los elementos de una copa que más van a influir en una cata son: la finura, la transparencia y la forma del cristal. Existen muchísimos tipos de copas en el mercado en cuanto al tamaño, calidad del cristal, diseño y también copas en función del tipo de líquido que vayamos a beber (vinos tintos, blancos, espumosos, etc.)  

Pero, ¿qué copa elegir?. El diseño es importante, ya que no hay mayor placer que beber un buen vino en una copa que nos guste, pero hay que tener en cuenta unos aspectos básicos a la hora de comprar un copa para uso diario: que tenga una altura entre 20-25 cm., con la capacidad suficiente para que se pueda airear y la copa para vino blanco no tiene porque ser más pequeña que para el vino tinto.  

¿Cuales son las partes de una copa de vino?

Boca: Es la parte de arriba de la copa. El mayor o menor diámetro provocará más o menos concentración de aromas, además según sea cerrada o abierta dirigirá el vino hacia una parte de nuestra lengua potenciando más o menos la sensación ácida, amarga, dulce o salada.

Balón: Es la parte abombada de la copa. El que sea de mayor o menor tamaño asegura una mayor o menor aireación, la cual tiene relación con los aromas, la acidez y el alcohol, incluso puede potenciar virtudes pero también defectos del vino.

Chimenea, cuerpo o cáliz: La altura de la parte que contiene el vino, puede ser mas alta o baja, mas estrecha o ancha, además de lo aromas esta parte acentúa más o menos las sensaciones alcohólicas de un vino, más alta para suavizar vinos más alcohólicos y más baja para los que no tienen mucho alcohol.

Tallo, pierna o fuste: Es la parte por donde se coge la copa. Debe de estar compensado con el tamaño del balón y no debe ser muy grueso para facilitar el sujetar y hacer girar la copa con facilidad. Permite mantener la temperatura de la copa y evita marcar la chimenea con los dedos. 

Pie, peana o base: Es el punto de apoyo de la copa. Lo importante es que guarde relación con el resto de la copa con el fin de que asegure su estabilidad.  

Un buen vino no huele, ni tiene la misma intensidad aromática, ni pasa o entra en nuestra boca de la misma manera en todas las copas.  

La copa de vino perfecta no existe, ya que depende del tipo de vino. A priori, no hay ninguna formula matemática, física o química que nos indique cual es la copa ideal para un tipo de vino. Para encontrarla deberemos probar y decidirnos por la más adecuada.  

En el apartado de cristalería de ilvo.es, proveedores especialistas en el sector de la hostelería, podrás encontrar un alto surtido de copas de vino, copas de cava, copas catavino y decantadores.