Cesta

Ningún producto

0,00 € Transporte
0,00 € Total

Confirmar

Valoraciones de los clientes

9.8 / 10 de 46 opiniones

Producto 9.7 / 10

Envío 9.7 / 10

Atención al cliente 9.6 / 10

Categorías

Novedades

Todas los nuevos productos

Contacto

Contacto

La Piscina - pH, floculante y dureza del agua - Capitulo II

Publicado por enGeneral el mar 23, 2016 .0 Comentarios
La Piscina - pH, floculante y dureza del agua - Capitulo II

La Piscina - pH, floculante y dureza del agua - Capitulo II

Martes, 09 de Julio de 2013

Ahora tenemos la piscina y sus instalaciones limpias y preparadas, es el momento de llenarla. Si para ello utilizamos agua de la red general, su puesta a punto nos resultará más fácil al ser agua que nos llega ya tratada bacteriológicamente.  

En caso de tener que utilizar agua de río, acequia o pozo, su puesta a punto será mas laboriosa aunque, al final, acabará por ser tan limpia, azul y transparente como deseamos.  

El pH  

El control adecuado del pH del agua es de vital importancia para mantener el agua de la piscina en perfectas condiciones en su doble aspecto: sanitario y estético.  

¿Qué es el pH?

En pocas palabras, pH es la expresión de la acidez o alcalinidad de una solución. Se llaman aguas alcalinas a las que tienen un pH superior a 7,6 y aguas ácidas a las que su pH es inferior a 7,2. Su dejsajuste provoca molestias a los usuarios, y resta efectividad a los tratamientos químicos.  

¿Como controlaremos el pH?

Con el analizador que permite ver de forma instantánea el pH y el contenido de cloro libre.  

Como norma general, el pH del agua de una piscina debe estar comprendido entre 7,2 y 7,6. A pH superiores, el efecto disminuye progresivamente y además aumenta la posibilidad de precipitación de sustancia calcáreas que enturbian el agua y producen incrustaciones en la piscina y sus instalaciones. Cuando el pH es inferior a 7,2 se producen irritaciones en ojos y mucosas, se facilita la corrosión de tuberías y partes metálicas de la instalación, y la acción de los productos químicos es inferior.  

Si el pH del agua es inferior a 7,2 habrá que añadir PLUS PH, en el caso del que el pH original del agua sea superior a 7,6 deberá añadirse MINUS PH o MINUS LIQUIDO.  

Es fundamental, por tanto, controlar el pH cuando haya llenado la piscina, que debe estar entre 7,2 y 7,6. Este control debe realizarlo con alguna frecuencia y siempre que rellene, así como después de lluvias o tormentas....  

La Floculación  

El agua utilizada para llenar la piscina, se ve generalmente turbia ya que contiene partículas en suspensión. Estas partículas en suspensión, que pueden ser de distinta naturaleza, no son lo suficientemente grandes para ser retenidas por el filtro, ni tienen el peso necesario para que decanten en el fondo.  

Por eso es preciso utilizar un producto floculante coagulante que hará que estas partículas se aglomeren unas con otras y formen partículas más grandes que si pueden ser retenidas por el filtro, y al aumentar de peso, decantar mas fácilmente para ser absorbidas con el barrefondos.    

El producto adecuado es DISARFLOC o QUIMIFLOC PS LIQUIDO, siendo preferible hacerlo al atardecer, cuando no haya bañistas en la piscina, dejando actuar el producto toda la noche con el depurador parado.  

A la mañana siguiente, una vez hayan decantado las partículas y por tanto el agua esté transparente, pasaremos lentamente el barrefondos, para no remover la suciedad, sin pasar el agua por el filtro para que no se cargue. Es aconsejable que esta agua vaya directamente al desagüe.   

Por ello es conveniente llenar hasta el límite de la boca de los skimmers para que la pérdida de agua, al pasar el barrefondos, no sea tanta que obligue a rellenar y repetir el ciclo.  

La Dureza del Agua  

Juntamente con el control del pH, tenemos otro factor importante, la dureza del agua. Aunque hay excepciones, un pH alto, por encima de 7,6, es sinónimo de agua dura. El agua contiene disueltas unas ciertas cantidades de compuestos de calcio y magnesio. Un agua con alto contenido en estas sales se llama dura, y cuando el contenido en sales es bajo se denomina blanda.  

Los compuestos de calcio y magnesio normalmente contenidos con el agua, estan en forma de bicarbonatos que son solubles, pero que se transformas fácilmente en carbonatos insolubles en el momento en que por adición de productos alcalinos, se rebasa el pH de 7,6. Estos carbonatos insolubles precipitan formando INSCRUSTACIONES en las paredes y fondo de la piscina, así como en tuberías y filtro, apelmazando las arenas y disminuyendo paulatinamente su capacidad filtrante. Por otra parte, el agua pierde transparencia y se enturbia.  

Por ello, en aguas duras, no es aconsejable utilizar hipoclorito sódico (lejía) o hipoclorito cálcico, puesto que alcalinizan las aguas, hacen subir el pH y provocan incrustaciones y turbiedad.  

La solución a este problema de aguas dura es QUIMICAL PS , el cual neutraliza los iones de calcio y magnesio, impidiendo su precipitación por sus efectos secuestrantes. Una dosis de arranque inicial de 2 litros de QUIMICAL PS  por cada 50 m3, y una dosis de mantenimiento de 1 litro cada 15 días, evitará este importante problema.  

EN RESUMEN:  

La puesta a punto del agua de su piscina se conseguirá fácilmente procediendo así:

1.- Llenar la piscina hasta la boca superior de los skimmers.

2.- Ajustar el pH del agua a valores entre 7,2 y 7,6. Ya sabe  MINUS PH o MINUS LIQUIDO para bajar el ph y PLUS PH para subirlo.

3.- Aplicar DISARFLOC o QUIMIFLOC PS LIQUIDO para flocular, si es necesario clarificar el agua del llenado.

4.- Pasar el barrefondos sin pasar el agua por el filtro. Después no olvidarse de limpiar el prefiltro.

5.- En aguas duras, añadiremos QUIMICAL PS para prevenir incrustaciones y turbiedad.

6.- Situar el nivel del agua de las piscina a 2/3 de la boca del los skimmers.